Un hombre en Ecuador deleita su paladar con buitres o gallinazos

Según un estudio publicado en la revista Nature Communications, los buitres desarrollaron un intestino capaz de matar a las bacterias que viven en el cuerpo de un animal en descomposición.

Al revés que los humanos

Para alimentarse de su presa, estos animales carroñeros insertan su pico en los orificios naturales del animal, en particular en el ano.

Esto los expone además a otra serie de bacterias peligrosas (además de las que están en la carne podrida): aquellas que están en la materia fecal del animal muerto, como la Clostridia o las Fusobacterias, que son tóxicas para la mayoría de los vertebrados.

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *